lunes, 15 de febrero de 2010

Con lo que eso duele...

Ayer jugué futbol. Estaba mal de la espalda y la enfermera me recomedó no jugar. Pero, Cómo iba a dejar de jugar? Me encanta el fútbol! Entonces toda la semana me la llevé tranquilo, porque mi problema en la espalda en realidad era muscular.

Llegamos al YMCA ayer, media hora antes del partido, y luego de vendarme los tobillos, ponerme las espinilleras, las medias, etc, me puse a calentar la espalda. De todas las formas posibles. Y luego de unos 20 minutos la verdad me sentía muy bien. O sea, si me lastimaba un poco, pero nada fuera de este mundo.

Empezamos a jugar y empezamos a jugar con hierro! Por fin teníamos equipo completo, y estábamos partiendo madres.

Por ahí en una jugada, el portero se atrevió a salir de su área jugando con el balón. Obviamente no iba a permitir que me retara de esa manera y se saliera con la suya! Así que le robé el balón y metí mi primer gol de la noche! Todo pintada muy bien!

De pronto John desde el otro lado de la cancha me mando un balón por aire al espacio...corrí a su encuentro y de aire logré rematar con la derecha y metí mi segundo gol...

...pero en el remate me desgarré la pierna! Maldita sea! No lo podía creer! Le pegué a la bola, y antes de que viera como acariciaba las redes, sentí el tirón en la parte posterior de la pierna, abajo de las pompis (que cursi suena eso, jaja).

Pues resulta que por enfocarme tanto en la mentada espalda al calentar, no calenté bien el resto del cuerpo y dado el grado de dificultad de mi remate, pues le exigí mucho a la pierna y no aguantó.

Total, me tuve que salir del partido. Luego expulsaron a Emilio por andar de bocón con el arbitro que era pésimo, y terminamos perdiendo por 2 goles.

Ya estoy escuchando a la enfermera diciéndome "Mr. Arvizu, come on, I told you not to play!" Pero en mi defensa, no me falló la espalda...sino más bien fue el exceso de atención a ella, jaja. Entonces es culpa de la enfermera, que por decirme tanto que no jugara, le puse demasiado atención! (jaja, casi no soné a Jorge).

Pero el desgarre no estuvo tan gacho, yo creo que en un par de semanas ya estaré jugando otra vez. Lo bueno es que como perdimos, jaja, pues ya no clasificamos a los cuartos de final. Y el siguiente torneo es en 5 semanas, así que para ese entonces debo estar en forma otra vez...

En fin, ya no fui a esquiar hoy. Estaré en casa. Voy a darme una sesión de harmónica y guitarra y voy a ver el documental "Don´t Look Back" que tengo meses quriéndolo ver! Y terminaré de leer "Into the Wild".

Quiero viajar!

1 comentario:

Benja-Xocoyotl dijo...

Viajar es el mejor vicio que hay, antídoto no exite, tratamiento tampoco, solamente hay que dejarse ir.

Si es planeado está bien, si es improvisado está bien. Si es con mucho dinero está bién, si es con poco dinero, está bien.

Te sugiero que no lo pienses más y que sigas adelante, el mundo es tan, tan grande y la vida tan, tan corta que si no comienzas ya, no acabarás de ver lo que por ahí te está esperando!

Saludos!