miércoles, 8 de octubre de 2008

Eurotrip 2008, parte 2
Alemania: Berlín, Potsdam

Pues me quedé en que el miércoles 30 de julio estábamos en Madrid y ese día nos íbamos a ir en avión de Easyjet a Berlín. El vuelo salía en la tarde por lo que íbamos a llegar de noche a Berlín. Ya había hablado antes con la chava que nos iba a hospedar, y nos habíamos quedado de ver en la parada Warschauer StraBe, del S Banh 9. Pero nuestro vuelo se atrasó como dos horas, por lo que llegamos bien noche a Berlín. Y pues ya, tomamos el S Banh 9, llegamos a la parada y le mandamos mensaje por celular a Steffie para que nos fuera a recoger. Llegó a los 5 minutos, porque su depa estaba súper cerca del metro. Ella era doctora y vivía con su novio que también era doctor.

Yo estaba un poco nervioso porque iba a ser la primera experiencia de Angie con miembros de Hospitaliy Club. El Hospitality Club es una organización internacional de la que soy miembro en donde uno como miembro puede pedirle hospedaje a los demás miembros del mundo. Y como miembro también te pueden pedir hospedaje a ti en tu lugar de origen. Entonces es una gran manera de viajar porque no gastas en hospedajes, y además puedes conocer un poco mejor la cultura del lugar y conocer gente muy interesante. Yo ya lo había utilizado es muchísimas ocasiones pero era la primera para Angie, y siempre hay un poco de desconfianza la primera vez, porque se trata de gente que no conoces y que contactas por Internet que te abren las puertas de su hogar.

Pero nada más llegando a su edificio, Steffie nos dio las llaves de su depa! Y cuando subimos los 5 pisos del edificio a su depa todo cambió! Es que su depa estaba muy padre! Y decorado bien chido, entonces yo ya estaba más tranquilo porque sentía que la experiencia iba a ser chida.

Nos dio un mini tour, la cocina, el baño, el cuarto de ellos, nuestro cuarto (que por cierto tenía balconcito) y la verdad estábamos encantados con el depa, sobre todo Angie que al día siguiente antes de salir a recorrer la ciudad se la pasó tomando fotos del depa! Pero bueno, un rato después llegó Falk, el novio de Steffie, y nos pusimos a platicar un buen rato en su cocina y ya nos fuimos a dormir.

Al día siguiente, después de la larga sesión de fotos al depa de “los flamingos” como les decíamos Angie y yo, salimos a recorrer Berlín. Primero que nada fuimos al supermercado a comprar algo de comida para nuestros días en Berlín. Compramos atún y jamón para los sándwiches, papitas, unas chelas para tenerlas en la casa de los flamingos, quesitos y otras cosas. Nos regresamos al depa, preparamos nuestro lunch y salimos en S Banh a Potsdamer Platz. Ahí estuvimos un rato, luego caminamos hacia la puerta de Brandemburgo, y comimos nuestros sándwiches de jamón que hizo Angie en un parquecito. Después fuimos al parlamento. El parlamente está muy interesante, porque la gente puede subir a la parte alta, donde hay un domo de cristal, y la gente puede ver hacia abajo y observar a los legisladores. Entonces de esta manera, mientras los legisladores se encuentran en sesión, pueden ver a la gente encima de ellos y es una forma de recordarles a quienes sirven y por quienes están ahí.

Estando en el parlamento Angie le dio un poco de vértigo jeje. Luego bajamos y cruzamos la puerta de Brandemburgo y caminamos rumbo a Potsdamer Platz otra vez para tomar el S Banh de regreso al depa para cenar. En este mini trayecto a Potsdamer Platz, Angie comenzó su colección de fotos con osos de Berlín, jeje. Ya se estaba metiendo el sol para cuando llegamos a la parada de donde vivían los flamingos. Llegamos, cenamos, y luego salimos ahí mismo en su barrio a tomarnos unas chelitas. El barrio donde viven hay muchos estudiantes, entonces habían un montón de lugares a los que se podía ir. Estuvimos ahí un buen rato caminando hasta que nos decidimos por un barcito y nos pusimos a tomar la fabulosa cerveza Guinness :)

Al día siguiente (viernes 1 de agosto) fuimos a tomar un tour gratuito. Camino al tour, pasamos por un buen de Osos, por lo que siguió la sesión de fotos con osos berlineses, y luego encontramos unos que estaban más chicos, y entre tantos, había uno de México.

Llegamos a la puerta de Brandemburgo, que era donde daba inicio el tour. Pasamos por el memorial del Holocausto, varios edificios de gobierno, el Bunker de Hitler, El Muro de Berlín, El Checkpoint Charlie, unas plazas hasta llegar a donde están los museos. Ahí terminaba el tour y nos contaban como era que había caído el muro de Berlín.

En realidad, Berlín es una ciudad llena de historia y muy interesante, a la vez que es la ciudad más multicultural que he visto. Es la tercera vez que voy a Berlín y la verdad volvería a ella, y es una ciudad en la que me gustaría vivir. Hay ciudades que gustan mucho, pero no para vivir, y en Berlín si me gustaría.

Pero bueno, al día siguiente, sábado, fuimos a Potsdam. Potsdam es una ciudad llena de palacios y jardines que está como a una hora de Berlín en tren. Nos levantamos temprano, preparamos nuestros deliciosos sándwiches que hacía Angie, y nos fuimos a Potsdam. Según los alemanes, de no haber sido porque Potsdam cayó del lado de los soviéticos después de la Segunda Guerra Mundial, sería tan importante como Versalles.

El caso es que llegamos a Potsdam, nos paramos en una banquita para descansar tantito y organizar nuestro día y luego nos dimos a la tarea de recorrer las calles e ir a los palacios y jardines. Nos tocó ver una procesión de motociclistas que venían de una boda, porque traían su listón blanco, y eran un buen.

Como todos los demás días en Berlín nos habían tocado muy soleados y con calor, nos fuimos a Potsdam con nuestros trajes de baño, para meternos a nada en uno de los lagos que tiene, pero nos resultó un día muy nublado y frío, así que yo nada más paseé mis traje de baño que traía puesto, pero bueno, la verdad valió mucho la pena nuestro día en Potsdam, como podrán ver en las fotos, porque a veces cuesta mucho trabajo describir tanta belleza (bue) y es mejor mostrarla.





Después de tanto caminar y nuestro largo día en Potsdam, regresamos a Berlín con los flamingos. Antes de llegar a su depa hicimos una parada en el supermercado, compramos una pizza de horno, unas chelitas, un vinito, y otras cosillas, y Angie y yo nos preparamos una cenita en el balcón de nuestro cuarto, con velitas y toda la cosa, jeje, pero estuvo chido.





Y después de cenar….llegó Lucy! Lucy es una perrita de unos amigos de Steffie y Falk que iban a cuidar en el fin de semana, y como a Angie le encantan los perritos, pues estaba encantada con Lucy, que la verdad estaba muy chistosa y jugueteaba mucho.

Amanecimos al día siguiente teniendo en mente que teníamos que empacar todo, porque ese día, domingo 3 de agosto, volaríamos en Easyjet hacia Tallin, capital de Estonia. Así que nos levantamos relativamente temprano y nos fuimos al centro porque a Angie le hacía falta comprar unos regalitos. Luego volvimos al depa, terminamos de empacar, jugamos un rato con Lucy, nos despedimos de Steffie y Falk, y nos fuimos a la parada de Warschauer StraBe a esperar nuestro S Bahn para que nos llevara al aeropuerto de Schönefeld para volar a Tallin. Ya dentro del aeropuerto, nos despedimos de Berlín con una deliciosa Guinness :)






Y ya saben, estén al pendiente de la parte 3 de nuestro Eurotrip, donde contaré como nos fue en Estonia y Finlandia! Y también, queremos agradecerles mucho a Steffie y Falk, porque la verdad fueron excelentes anfitriones, nos dieron mucha confianza, compartimos largas pláticas entre cervezas y velas, y siempre estuvieron muy atentos a lo que se nos ofreciera…danke!

Alratillo!

4 comentarios:

Angie dijo...

porq me balconeas con lo de las fotos del depa??!!jaja solo estaba tomando ideas jaja. Me encantó el bue (bue). Y pues creo q hiciste un buen recuento de esta parte del viaje. Te quiero...
PD: te pareces a lucy!!!

Uli dijo...

Estoy enojado contigo porque ni te vi.

kati dijo...

yaaa gabo,.. y que pasó despues?? si seguis publicando tan seguido necesitamos dos siglos para saber como les fue en el viaje :)
PILASSSSS!! jaja
saludos, que estes super super!

Ana Martín dijo...

me encantó el reportaje, dan ganas de ir pitando por allí y beber esa cerveza,jeje.
Más besos de compañera blogera!