sábado, 14 de enero de 2012

Guilty pleasure #29...

...kebabs!  Ohh siii, I am a sucker for Kebabs.  Döner o Dürüm, no importa cual de los dos sea.  También me declaro fan!

La primera vez que probé un Kebab fue en Bulgaria.  Jamás, había probado algo así.  Y no solo los Kebabs, sino casi toda la comida balcánica.

(hago una pequeña pausa mientras escribo porque hay una ardillita en el balcón del depa, awwww.  ya se fue, continúo...)

Me quedé en que casi toda la comida balcánica.  Las carnes con muchas especies, las ensaladas buenísimas.  Mi favorita era la Овчарска салата  (Ovcharska Salata o ensalada del pastor) y se veía algo así:


Pimiento, jamón, huevo cocido, pepino, tomate, olivas, queso fresco búlgaro (parecido al feta pero mejor), chamiñones, aceite de oliva, sal y pimienta....ufff, ya se me hizo agua la boca!  También el yogur, que se inventó en los balcanes.  Le ponen yogur a la carne y la neta sabe bastante bien.  Salí encantado con la comida de por allá.

De hecho cuando me encontraba mochileando por los balcanes y el este de Europa, y solía ir a un restaurant (normalmente uno por país porque la neta viajaba con muy poca lana) tomaba el menú y pedía platos al azar.  Una vez más simlemente abriéndome a las posibilidades y dejándome sorprender.  Pues nunca tuve ningún problema para comer un plato.

Pero los Kebabs, de esos sí que soy fan.  En Berlín había un lugar donde por 2 euros te comías tu Kebab, papas fritas y una cheve!  Recuerdo exactamente donde está, si regresara solo tendría que tomar el S Bahn 41, bajarme en Landsberger Allee y en la esquina estaba el lugar.  Que por cierto que el boleto de pasaje en Berlin costaba 2 euros, así que salía lo que el Kebab.

La verdad son muy buenos te los comas donde te los comas.  Pero yo creo que el que más rico me supo fue en Galway, Irlanda.  Estaba bien caro, 5 euros.  Pero me supo delicioso porque lo pagué con parte del dinero que junté cantando en la calle.  45 minutos cantando al lado de una estatua de Oscar Wilde.  Mi repertorio:  Cielito Lindo, La Bamba y Bésame Mucho.  Y las repetía.  Después de 45 minutos, junté 9 euros.  Nada mal, no?  Así que debo agradecerle a la música mexicana por ese Kebab.

Ya encontré la receta para hacer kebab, yo creo que si me sale.  La Ovcharska Salata ya la he hecho antes, así que si me la aviento.  Solo faltaría encontrar antes de volver a México un poco de Rakija, una bebida tipo tequila que viene de la zona balcánica.  Que por cierto la peor cruda de mi vida fue con Rakija.  Lo que pasa es que ellos lo beben poco a poco con la comida, yo me lo tomé como si fueran shots de tequila...not good.

Ahh y claro, la música balcánica para amenizar también ya la tengo.  Nazad Mome Kalimo, una rolita folklórica de por allá que tiene mucha magia.

Bueno pues, me retiro.  Tengo cosas que hacer, entre ellas empacar.  Mañana me voy a Dusseldorf a ver a mi prima Marieta, que es bailarina y voy a ir a ver el musical en el que actúa.  Aquí un video.



Y si necesitas gotitas para los ojos, ahí avisas :)


3 comentarios:

dylan dijo...

Eres terrible gab, no eh comido en todo e, dia ni ayer.... Sin duda tengo que probar los kebabs algun dia ( lo escribi bien? Como sea ) se ven muy ricos y creo que en españa son muy muy populares... :P

Gabriel Arvizu dijo...

sí son muy bueno, y yo que me acabo de cenar otro caray! :S tres noches seguidas ya! jaja

Sotiro dijo...

Algun dia le tienes que decir a Russel y la gente de la cocina de Oaklawn cómo prepararlos